La alimentación es uno de los factores (por no decir el más) importante para que los niños crezcan sanos y fuertes. Una alimentación equilibrada y variada es vital para que su crecimiento sea óptimo, ya que es la base para el desarrollo psíquico, físico y social de los niños.

Como bien dice Guía Infantil «Una buena nutrición y una buena salud están directamente conectadas a través del tiempo de vida, pero la conexión es aún más vital durante la infancia. Durante este período, los niños pueden adquirir buenos hábitos alimenticios en lo que se refiere a la variedad de los alimentos y al sabor de las comidas»

No obstante, la alimentación infantil es la lucha diaria de la mayoría de padres de hoy en día. Al igual que ocurre con los adultos, la dieta de los más pequeños debe de ser variada y equilibrada para aportar una cantidad importante de nutrientes a su cuerpo. El problema de ello se debe a que ni los propios adultos siguen una dietea saludable y prefieren tener una alimentación rica en en grasas y en azúcares.

Es por ello que son los propios padres los que deben dar ejemplo a sus hijos y optar por una dieta lo más saludable posible. Son muchos los estudios que indican que cada vez hay más niños con sobrepeso a causa de una mala y pobre alimentación. Para evitar dicho problema, en el post de hoy queremos concienciar a los padres con una serie de consejos y claves que permitan elaborar una alimentación lo más saludable y nutritiva posible junto a Bekia padres.

1. Buenos hábitos alimenticios

Es súper importante el educar a los más pequeños de la casa con unos buenos hábitos alimenticios. Hay que darle la importancia que realmente tiene a la alimentación infantil y enseñarles una serie de pautas a la hora de comer. Las verduras y la fruta tienen que estar siempre presente en la alimentación infantil ya que son altamente nutritivas.

Hay que hacerles entender que productos como la comida rápida o la bollería industrial son realmente perjudiciales para la salud. El tentempié de media mañana y la merienda deben consistir en algo sano como es el caso de la fruta, los lácteos o los frutos secos. Si educas a tus hijos desde que son pequeños a comer de todo y valorar los alimentos, no tendrás problemas a la hora de conseguir unos muy buenos hábitos a la hora de comer.

2. Bebidas

Lo ideal en relación con las bebidas es que el menor opte por el agua, la leche y los zumos naturales. Estas bebidas son muy saludables para el niño y aportan diversos nutrientes a su organismo.

No obstante, uno de los grandes errores que se cometen es un consumo excesivo de las bebidas azucaradas. Son muchos los niños que optan por beber a todas horas bebidas azucaradas sin saber lo perjudicial que pueden resultar para la salud. Es tarea de los padres inculcar que son bebidas para consumo ocasional, ya que no aportan beneficios al cuerpo. Además, son excesivamente calóricas  y promueven el temido sobrepeso dentro de la alimentación infantil.

3. Raciones adaptadas a la edad

La alimentación no es la misma en un niño que en una persona adulta por lo que hay que tener en cuenta la cantidad de comida que se va a proporcionar. Los expertos en nutrición aconsejan a los padres el dar dos raciones diarias de pescado, huevos, pollo y legumbres. Unas tres raciones al día de leche, yogur, queso y aceite de oliva virgen extra. Cuatro raciones al día de pan, pasta, patatas y cereales y cinco raciones diarias de fruta y verduras. Si sigues estas pautas a la hora de alimentar a tu hijo no debes preocuparte por su salud ya que le vas a aportar el número de nutrientes que el pequeño necesita.

4. Evitar los dulces

El consumo excesivo de productos perjudiciales y altamente calóricos, como las chucherías y los dulces, es una de las principales causas del  sobrepeso infantil. Los niños de hoy en día están acostumbrados a comer a todas horas productos tan dañinos para la salud, como la bollería industrial. El consumo de dulces supone una ingesta importante de caloría además de ser bastante perjudicial para la salud en todos los sentidos. Hay que corregir dichos hábitos inmediatamente y optar por alimentos mucho más saludables como es el caso de la fruta o los productos lácteos.

5. Buena hidratación

Como hemos dicho previamente, lo ideal es que el niño beba mucha agua. Por desgracia son muchos los menores de hoy en día que no beben el agua que deberían y como consecuencia de ello su cuerpo no se hidrata lo suficiente. Es importante el concienciar a los más pequeños de la importancia de beber agua de una manera habitual y depurar al máximo el organismo. Unos 5 o 6 vasos al día son más que suficientes a la hora de mantenerse perfectamente hidratado y eliminar toxinas del cuerpo.

6. Comida casera

Debido al ajetreado nivel de vida de una gran parte de la población, muchos padres optan por la comida preparada para ahorrar tiempo. No es lo mismo un plato precocinado o preparado que una buena comida casera. Es importante reservar una parte del día a la cocina y poder elaborar platos que sean sanos y nutritivos. Hoy en día hay cientos de libros / blogs de recetas con recetas rápidas de preparar a la vez que saludables. No tener tiempo para cocinar ya no es una excusa.

 

¡Ven a la Plaza de Abastos de Andújar a por productos reales y de calidad!

Deja una Respuesta